20 años, y vamos por más

Tiempo de lectura: 7 minutos

“No puede haber vida sin cambios, y tener miedo de lo que es diferente o desconocido es tener miedo de la vida”. – Theodore Roosevelt

El pasado sábado 1 de agosto de 2020, BFE+ cumplió 20 años. Nuestros planes originales, celebrarlo a lo grande con eventos toda una semana (la Semana BFE+) en la que seríamos anfitriones de varias ponencias y coorganizadores junto con la Universidad del Pacífico de la sexta edición del MOOT BFE+. Evidentemente, el COVID-19 afectó los planes iniciales. Hace más de cuatro meses, la pandemia nos impuso dos opciones:  Postergar la celebración o seguir adelante reinventándonos.

La decisión fue clara: “Seguimos adelante”. A pesar de la incertidumbre, BFE+ apostó por hacer lo que mejor sabe hacer: Innovar y construir frente al cambio.

La coyuntura no nos permitió llevar a cabo los eventos de forma presencial, pero existía el mundo virtual. Nos enfrentamos a distintas interrogantes que dificultaron la toma de decisiones de BFE+: ¿Funcionará si cambiamos a una modalidad virtual? ¿Tendremos acogida? ¿Podremos prever las posibles fallas técnicas o de conexión?

Como abogados, estamos acostumbrados a pensar que expresarnos por medio del contacto visual, físico y emocional es superior que hacerlo a través de una pantalla. Solemos creer que no podemos lograr un nivel de persuasión efectivo si no estamos frente a quien queremos lograr persuadir.

Sin embargo, si hay una lección que nos ha enseñado la pandemia, es que la migración hacia lo virtual es una manera de evolucionar en una nueva era tecnológica y a adaptarnos a una realidad en la que los modelos clásicos o tradicionales pueden ser sustituidos.

¿Qué hemos aprendido?

Los eventos organizados por BFE+ a raíz de la pandemia han servido de laboratorio. Hemos aprendido cómo organizar eventos virtuales y cuáles son los elementos esenciales para realizar una audiencia virtual.

  • Cómo persuadir: Persuadir es el objetivo que tienen los abogados, sobre todo en una audiencia, y para lograrlo -con éxito- se requiere práctica y entrenamiento. Pero, cuando la pandemia cambia las reglas del juego de la noche a la mañana, nos vimos obligados a aprender en el proceso.

Hemos logrado entender que mantener el contacto visual, ser dinámicos y modular la voz, son elementos esenciales para lograr el objetivo.

Respecto al contacto visual, que en mi opinión es el elemento más difícil de lograr de manera virtual, uno tiene que obligarse a mirar a la cámara directamente cuando habla, en lugar de mirar a la pantalla. Hay una diferencia abismal, y al hacerlo, nos acercamos lo más posible a un escenario presencial. Para lograrlo, también debemos contar con una iluminación adecuada. Sobre ser dinámicos, hemos aprendido que contar con una presentación que permita un cambio entre la imagen del orador hace que se reduzca el riesgo de caer en la monotonía y con ello, perder la atención de quien nos escucha, además de utilizar gestos que nos permitan generar empatía y lograr una sensación de cercanía. Esto se complementa con las modulaciones de voz, pues ahora más que nunca, debemos usar distintos volúmenes y tonos para crear énfasis cuando sea necesario, además de tomar en consideración la calidad del audio, para lo que debemos considerar qué dispositivo se utiliza para sostener la audiencia.

Para ello, es importante tomar en cuenta las plataformas disponibles. Al respecto, consideramos que es adecuado utilizar como guía las diversas disposiciones emitidas por los centros arbitrales. Ello se complementa con que las plataformas elegidas sigan los estándares comunes de la industria recomendados por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (agencia especializada de las Naciones Unidas), como guía en cuanto a las especificaciones técnicas que se deben cumplir en caso de videoconferencias.7

  • Nuevas dinámicas de trabajo: Más allá del home office, nos hemos tenido que adaptar e idear nuevos formatos de productos.

Boletines Especiales, en donde no solo hemos desarrollado los impactos del COVID-19 en el arbitraje nacional, internacional y de inversiones, sino también los posibles casos de fuerza mayor o excesiva onerosidad que se presentarán a raíz de la pandemia.

Simulaciones de audiencia virtual, donde precisamente se ponen en práctica los elementos necesarios para lograrlo con éxito, contando con la participación de reconocidos árbitros internacionales y expertos en teatro persuasión.

Podcast: Sentido Común a través de Spotify, en donde los abogados analizan y comentan la coyuntura legal a raíz de la pandemia.

Curso-Taller sobre Arbitraje y Litigación junto al Instituto Palestra, en donde se incluyeron las herramientas para afrontar de manera exitosa un proceso arbitral, con un énfasis en las habilidades de comunicación y persuasión. 

  • Actividad académica diversificada: Esta transición virtual nos ha dado la gran oportunidad de trabajar con reconocidos ponentes y abogados internacionales. Por ejemplo, Francisco González de Cossío, Pilar Perales, José Astigarraga, Elina Mereminskaya, Harry Burnett, David Arias, Ari MacKinnon y Manuel Abdala.

Precisamente, como parte de la Semana BFE+, se está llevando a cabo el E-MOOT de Competencia y Arbitraje de forma virtual, en donde participan como árbitros Craig Conrath, Maria Inés Corrá y Eduardo Saavedra.

Estas colaboraciones se facilitaron precisamente porque la modalidad, es virtual.

¿Lo haríamos de nuevo?

Creo que depende. La sorpresa más grande y reconfortante, es que hemos podido manejar la situación y lograr nuestros objetivos. La mayoría se ha convencido que el trabajo remoto funciona, que las audiencias y eventos virtuales reducen costos y son efectivas, y, sobre todo, que el aprendizaje continúa. Por ello el cambio virtual no es solo pasajero. 

Sin embargo, también hemos aprendido que no todo tiene que ser virtual independientemente de que exista la opción de hacerlo. Sin duda, si debemos enfrentarnos a otra crisis, la adaptación es necesaria para sobrevivirla y es por lo que navegamos ante lo que se nos imponga. Sin embargo, si bien considero que existirá una flexibilidad a partir de este cambio, existen elementos que son irremplazables y, por tanto, lo presencial no será reemplazado por completo

En resumen, lo que hemos aprendido, es que lo virtual ha venido para quedarse, que seremos nosotros los que nos tenemos que adaptar al cambio, y que el espíritu de BFE+ no se ha dejado derribar por lo desconocido.

1 Asociada de Bullard Falla Ezcurra +.

2 Ver: American Arbitration Association (AAA). International Centre for Dispute Resolution (ICDR). Virtual Hearing Guide for Arbitrators and Parties. Optimizing the Virtual Hearing Experience. ¶3 (“Use a good quality webcam if possible, and check lighting conditions. Backlighting is generally not desirable.”)

3 Ver: American Arbitration Association (AAA). International Centre for Dispute Resolution (ICDR). Virtual Hearing Guide for Arbitrators and Parties. Optimizing the Virtual Hearing Experience. ¶ 4. (“Audio considerations a. Audio quality can be affected by a variety of factors and may take some experimentation to come up with the best way to connect, whether by phone, through your computer speakers/microphone, and with or without a headset; try to determine your best method prior to the scheduled event.”

4 Entre estos se encuentran, por ejemplo, el Estándar H.320: Sistemas y equipos terminales para los servicios audiovisuales o el Estándar H.243: Procedimientos para establecer comunicación entre tres o más terminales audiovisuales utilizando canales digitales mayores a 1920 kbit/s. Ver: Unión Internacional de Telecomunicaciones. Estándares serie H: Sistemas multimedia y audiovisuales. Consultado en: https://www.itu.int/rec/T-REC-H/en

5 [Insertar link oficial del estudio]

6 [Insertar link oficial del estudio]

7 [Insertar link oficial del estudio]

8 [Insertar link oficial del estudio]

¿Cómo podemos ayudarte?
How can we help you?
Boletín semanal